No me falles
-

Introducción

Una historia real e inquietante sobre los hechos acontecidos hace dos años. La cruda realidad hecha pedazos. Con tus comentarios y tus ideas puedes cambiar el curso de la historia. Todo lo que aquí se cuente y ocurra es cierto, tan solo depende de tí , de hasta dónde estés dispuesto a investigar, para saber lo que ocurrió realmente.

--> En la barra roja de arriba podréis seleccionar los capítulos.

--> Dejad vuestra firma en "El libro de visitas" de la derecha, o mandad un mail con vuestras preguntas e ideas, a jsantosagencia@gmail.com


La peor de todas tus pesadillas comienza cuando un error del pasado llega hasta el punto en que termina cuando tus amigos empiezan a morir.

A de Amistad. - Capítulo 1 ( primera parte)

miércoles, 29 de octubre de 2008

A de “Amistad”

Antes que nada , gracias a todos y cada uno de los que me escribís por apoyarme en contar esta cruda historia, ya que sin vuestro apoyo, no seria capaz de contar la verdad que aquí me dispongo a desvelar, como se que esperabais con ansias que continuara mi relato, he decidido dividirlo en dos partes para así adelantar un día respecto a su publicación y que de esta manera se os haga menos pesado leer. Agradezco todas vuestras ayudas y gestos comprensivos conmigo y espero que me sigáis apoyando a medida que cuento todo esto.

Cuando pagué al taxista y descendí de aquel vehículo, la vista se me nubló. Parecía sorprendente el hecho de que me hubiera atrevido a ir tan pronto a mi casa de Cádiz, lugar de tantos recuerdos, malos y buenos. Quizás fuera porque era el único rincón de mi vida donde aún me quedaba algo: mis mejores amigos.
Los 5 nos llamábamos. Nos conocimos en el año 1996 cuando yo cumplía la edad de 11 años y desde entonces nos hicimos inseparables, aunque con el paso de los años el hecho de vivir yo en Madrid y ellos en Andalucía distanciaba año tras año nuestros contactos y relaciones.
Mientras subía la rampa de acceso a mi portal, un escalofrío me recorrió todo el cuerpo. ¿Cómo reaccionaria al encontrarme con mi casa vacía?. En el rellano del portal me encontré a Doña Claudia. Ella vivía en el 3º piso de mi edificio, era una mujer totalmente extravagante y sonriente, su humor contagiaba a cualquiera que pasara a su lado. Una dama llena de vida, seguramente condicionada por las circunstancias en las que le tocaba vivir. Tenía paralizadas las dos piernas y como consecuencia de ello iba en una especie de silla motorizada que le permitía desplazarse y hacer cualquier cosa como si fuera una persona totalmente normal, como si en vez de faltarle dos piernas tuviera cuatro. Cuando me vio aparecer por el portal , una sonrisa se dibujo en su rostro de oreja a oreja.

- ¡Ricardo! Cuanto tiempo! ¿Como estas cariño?
- Muy bien Doña Claudia, me alegro de verla y... usted, ¿como se encuentra?
- Pues aquí me ves hijo tirando como puedo – bromeó- ¿Qué has venido a pasar el veranito con tus padres no?

Mi cara se desencajó, era evidente que nuestra vecina no había tenido noticia de lo que había pasado desde la última vez que nos vimos.

- Mis padres murieron en Septiembre del año pasado , Doña Claudia. Tuvieron un accidente de coche cuando vinieron a ver a la familia de Jonathan.
- ¡Oh, dios mio! No lo sabía, cuánto lo lamento. Pobre criatura, no han sido momentos fáciles para nadie desde entonces, sobre todo para esa familia. Los padres se separaron al poco tiempo de lo sucedido, y esa pobre chica, quedó sumida en una tremenda depresión; no volvió a hablar desde entonces – su cara se estremeció-
- Lo sé, no he podido verla durante este tiempo, y el año pasado estaba estudiando en el extranjero y pedí a mis padres que fueran a verla. Aprovecharon para quedarse el mes entero y entonces fue cuando tuvieron el accidente. Han sido momentos muy complicados también para mí, me hubiera gustado pasar mucho más tiempo con ella. Lo que no sé, es como voy a reaccionar cuando la vea en ese estado.

Celia y yo éramos dos componentes de “los 5”. La conocía desde hace muchos años pero quizás era con la que menos trato mantenía del grupo. Ella tenía un hermanito de 7 años, estaba muy unida a el, pero el incidente del año pasado dejó rota a toda su familia y sobre todo a ella. Jonathan, conocido en toda la playa de Albagranera como “El niño de los altramuces”, desapareció el año pasado en la playa y no dejó ni un solo rastro. El caso se volvió muy conocido en toda la provincia de Cádiz, extendiéndose a otras partes de Andalucía. Se dice que su hermana estuvo con él en el momento de su desaparición; si ella hablara o lograran sacarle algo, seguramente se averiguaría que pasó realmente aquel día. Pero Celia estaba sumida en su propia burbuja, escondiéndose de aquel mundo por temor a aceptar la verdad.
La policía no había dado esperanzas a la familia, decían que era cuestión de tiempo hasta dar con el cuerpo del chiquillo, pero hasta el día de hoy no habían encontrado ni una pista.

- La gente comenta mucho – dijo Doña Claudia - . Hay muchos que sospechan del padre; no me extrañaría nada que él fuera quien matara al niño, es una persona tan fría que a veces da miedo con solo mirarle.

Mi cara era todo un poema. Dejé de articular palabra mirando a las espaldas de Doña Claudia, donde se encontraban los ascensores. Las puertas se habían abierto, y la vecina no pudo darse cuenta de que el padre de “el niño de los altamuces” se había enterado del último comentario de la cotilla del barrio.
Cuando giró aquella silla motorizada su sonrisa seguía dibujada en su rostro disimulando y mirando a los ojos a aquel hombre.

- Hola. – me atreví a decir para romper el hielo - .

El padre de Celia se quedo fijamente mirándome sin contestarme y desvió la mirada hacia la minusválida.

- Debería aprender a contrastar mejor sus informaciones, no vaya a ser que algún día se atragante con sus propias palabras. Si le gustara hablar la mitad de lo que le gusta escuchar, seguramente le irían mejor las cosas en la vida. Aunque no le culpo, debe ser la vida muy aburrida cuando no eres mas que una inútil e inservible paralítica.

El insulto PARALÍTICA, resonó en todas y cada una de sus letras golpeando como un mazazo a la señora del 3º que borró su sonrisa para transformarla en una profunda expresión de decepción y lagrimas. Ese hombre no era la persona a la que yo conocía, se había convertido en un monstruo cruel y sin piedad. Aunque no se le podía culpar, perder toda una familia de la noche a la mañana, y en tan trágicas circunstancias, es un mal que no se le puede desear a nadie.


********

Tras el incidente del portal y recoger las cartas del buzón, penetré de nuevo en mi viejo hogar. Cualquier parecido con lo que llegó a ser algún día, no era más que mera coincidencia. Un intenso olor a cerrado se extendió por mis pulmones de la misma manera que se extiende la mantequilla por un pan de molde. Al encender las luces, numerosos bichos “cortapichas”, que se refugian en entornos húmedos de zonas próximas al mar, empezaron a moverse por las paredes de la casa captando mi atención. En el salón, la foto mía junto a mis padres reposaba encima del televisor, tras sujetarla por un breve periodo de tiempo me dispuse a poner orden en aquel sitio. La última vez que estuve allí fue en compañía de ellos y no había vuelto desde entonces. La situación se agravaba si me paraba a pensar que en esa casa fueron donde pasaron sus últimos días de vida. Sin darle más vueltas a la cabeza subí las persianas de la terraza y quedó delante mía aquel paisaje que tantas veces había observado anteriormente:
El bloque donde estaba mi casa formaba parte de uno de los tres bloques blancos diagonales, cuyo nombre era Puerto Principe. Al otro lado de la piscina y campos de tenis y compartidos por esta urbanización se encontraba otra, Colomina, formada por dos torres grises y 4 manzanas de bloques bajos en primera línea de playa. Las vistas desde donde me encontraba eran espectaculares, no solo por ver playa y piscina , sino por también tener delante mía un gran parque natural al lado del mar con especies protegidas de todo tipo.
Al barajar las cartas que extraje del buzón , me sorprendió encontrar una que no me cuadraba; Un sobre de un buffet de abogados dirigido a mi padre.


Cádiz, 4 de Septiembre de 2007.

Estimado Sr. Mairén:

Lamentablemente le comunico que desgraciadamente no voy a poder seguir con su caso, por lo que le voy a comentar.

Esta mañana me he dirigido al Ayuntamiento de Cádiz, al objeto de obtener alguna información sobre el caso y que me pusieran en antecedentes sobre todo lo que rodea a la desaparición del Niño de Albagranera, y sus descubrimientos, así como de la posibilidad de obtener los derechos al acceso de mucha información.

Lógicamente en el transcurso de la conversación le he contado todo lo que Ud. me ha relatado, le he dado su nombre, e inmediatamente al oírlo, el funcionario ha llamado por teléfono, y cuál es mi sorpresa, cuando unos minutos más tarde me han pasado a otro despacho, y quién cree que se encontraba allí, ni más ni menos que el propio padre de la criatura, Antonio Velázquez, concejal de Cádiz.

Pues bien, tras un efusivo apretón de manos, sus semblantes se tornaron serios, explicándome que Ud. era un loco peligroso, que corro peligro, y que bastante daño ha sufrido ya el por la desaparición de su hijo como para seguir todavía atormentándose.Yo le he comentado nuestras comunicaciones, y tras ello me ha advertido de que de seguir con tales investigaciones, el propio concejal se encargaría de que el Colegio de Abogados me sancionara abriéndome un expediente y que no permitirían ni a mí ni a ninguno de mis colaboradores recoger ningún dato de ninguna clase ni información alguna al respecto.

Y es más, me ha obligado a darle mi palabra de honor de que no colaboraría con Ud. más.Verá Ud., Sr. Mairén, todo lo que ha pasado es muy raro. No sé lo que ocurre pero es muy extraño que un asunto como éste haya levantado de la mesa de su despacho al propio padre del niño, cuando él, debe ser el más interesado en saber el paradero de su hijo; pero yo tengo miedo.

No me encuentro cómodo y no quiero que este asunto acabe con mi carrera como abogado. Cádiz es muy pequeño, todos nos conocemos, y no me atrevo a seguir adelante con esto.

Lo siento, Sr. Mairen, pero tengo miedo. No me gusta nada esto. No quiero el dinero, prefiero estar tranquilo, y no tener problemas. Es por ello, que no se moleste en enviarme documentos ni dinero.Espero que lo comprenda. Tengo miedo.

Suyo afectísimo:


Ángel Salvador Gutierrez.

11 comentarios:

Lala_a.secas dijo...

No me ha caido muy bien el abogado... que pesao con que tiene miedo... con que lo diga una vez ya basta, no?. ¿Y cómo es ue la señora de la silla de ruedas no sabía lo de sus padres? ¿y el padre de la criatura... no le dice nada al chico?

A ver que pasa mañana...

Shizuku dijo...

uy que raro...

._. menos mal que mañana habra mas informacion!!!

yo espero ansiosa ^^

es como una novela sin terminar. Muy original si señor.

Peter Pan dijo...

Wow! Me encanta ahora ser yo el que lee una historia por partes!
Vas muy bien, quiero la segunda parte ya!

Angel dijo...

El misterio se mantiene.
Seguiremos leyendo...
Angel

Mauricio dijo...

Fascinante la forma de narración... sin embargo hago un alcance... los tildes han desaparecido... jejeje

Respecto a la historia, el Padre... de seguro tiene que ver con la desaparición y su hermana lo sabe.

Espero la segunda parte...

Saludos desde el Sur de Chile.

tatojimi dijo...

Huy...
Se ve parte del código html... algo falla...

Besos.

Susy dijo...

Voy a leer ahora mismo la segunda parte.Hay cosas que me han parecido raras como que la señora del tercero no supiera que los padres del chico habian muerto,pero me parece que ya me he enganchado.Te seguiré hasta el final.

tatojimi dijo...

Ya se ve bien...
lo leeré otra vez entonces... porque ayer con tanta cosa rara no me enteraba de nada.

besos.

Desde el rincón dijo...

Osea, creo que me he perdido mucha emoción, pero lo buendo de ello es que podré leer todo seguido!!!

Quike dijo...

Mmmm si el tipo es abogado, sabe que uno de los medios que debe tener a mano es la ley y por ende no dejaría un rastro tan evidente de una extorsión por parte del concejal como es esta carta. Debes cuidar mas de tus personajes.


Quike

P.d El joker siempre que ingresa a un lugar tiene el mensaje de reportando sintonía.

juazman23 dijo...

¿Dónde está Jonathan Velázquez?

Chat de "No me falles"