No me falles
-

Introducción

Una historia real e inquietante sobre los hechos acontecidos hace dos años. La cruda realidad hecha pedazos. Con tus comentarios y tus ideas puedes cambiar el curso de la historia. Todo lo que aquí se cuente y ocurra es cierto, tan solo depende de tí , de hasta dónde estés dispuesto a investigar, para saber lo que ocurrió realmente.

--> En la barra roja de arriba podréis seleccionar los capítulos.

--> Dejad vuestra firma en "El libro de visitas" de la derecha, o mandad un mail con vuestras preguntas e ideas, a jsantosagencia@gmail.com


La peor de todas tus pesadillas comienza cuando un error del pasado llega hasta el punto en que termina cuando tus amigos empiezan a morir.

C de Confianza. - Capítulo 3 (segunda parte)

jueves, 13 de noviembre de 2008

Esta vida, consta de momentos; de decisiones. Todo lo que decidamos tiene una repercusión. Sofía y yo, fuimos compañeros de trabajo en Madrid a comienzo de año, pero le salió un trabajo en Andalucía y desde entonces no supe nada de ella. En aquel momento decidí acoger a Sofía en mi casa puesto que estaba pasando por una mala racha. No quiso tocar el tema, pero su cara llena de golpes mostraba, los síntomas del dolor.

- ¿ Que tal has dormido?
- Bien, gracias Ricardo por estar haciendo esto por mí
- Ha sido tu novio, ¿verdad?

Sofía permaneció callada sin decir nada.

- Sofía, creo que deberías ir a comisaría y denunciar algo así. ¿Qué quieres? ¿Ser una de esas mujeres maltratadas que se someten a la posesión y machismo de los hombres?
- Tienes razón Ricardo, - sonríe tristemente- ayer me metí a un chat de Internet; que paradoja, mi único consuelo y tengo que chatear con gente que no conozco de nada. Estuve hablando con una chica que conocí, le conté toda mi historia, y me recomendó lo mismo.
- Claro que sí, eso tienes que hacer. Y olvida de una vez Internet; si quieres apoyo yo te ayudaré en todo lo que pueda.
- Muchas gracias Ricardo
- Te tengo que dejar, voy a salir a ver a una amiga

Estaba saliendo por la puerta cuando Sofía hizo la pregunta clave

- ¿Un rollito de verano? – bromeó-
- No, es una chica , amiga mía desde hace mucho tiempo. Se llama Celia. Te la presentaría, pero... no habla desde el año pasado – dije apartando la mirada- . En fin, te lo explicaré otro día.

Salí por la puerta sin ver la cara de Sofía asombrada, sin dar crédito. Sofía acababa de comprender que yo era la persona que había llegado a Albagranera, la persona por la que su novio había cambiado tanto; empezaba a entender que Celia, la hija de Antonio, era amiga mía.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

David me abrió la puerta de la casa de Celia. La última vez que vi a los amigos Nacho y David fue hace dos años. Ninguno de los dos estuvo presente cuándo Jonathan despareció.

- ¡!!Loco!!! – me dijo dándome una palmadita en la espalda- ¿ Cómo estas tronco? ¡Cuánto tiempo! Me alegro tenerte ya aquí.
- ¡Hola David! Ya me he enterado que a Nacho le cogieron en el cuerpo de Policía, me lo dijo Anna
- Sí, que cabrón, y otros como yo, aquí intentando buscar curro. Aunque la verdad, no me da tiempo para mucho cuidando de Celia todo el día.

Nuestras caras se entristecieron al instante

- ¿Está aquí, no?
- Si, está en la habitación, te llevaré a ella.

Cuando entré en su cuarto, el alma se me cayó a los pies. Ahí postrada en una silla, permanecía Celia con la mirada perdida, su ser se encontraba en otra parte, allí tan solo había un cuerpo que apenas pestañeaba. Me arrodille frente a ella y hundí mi rostro entre sus muslos llorando, hasta que note la mano de David posada en mi hombro.

- Todos lo hemos pasado muy mal al verla así
- No lo entiendo David, - dije sollozando- Celia siempre ha sido una chica de duro carácter, y de fuerte personalidad. Lo que tuvo que ver debió de ser muy horrible para que dejara de hablar.
- Hemos intentado hacer todo por ella, yo el primero, pero llevando un año así... aún no hemos conseguido que hable. Hasta que mencionó tu nombre; por eso su madre y yo, creímos que era una buena oportunidad para que ella saliera adelante: Viéndote y que le hablaras.
- Tú siempre has huido de Celia, pasando de ella, y ahora pareces tan entregado..., jamás te había visto así...
- Sí, Ricardo. Cuando uno se enamora comete muchos errores; tiene que pagar un precio demasiado caro por ese amor; algunas de esas decisiones... , pueden acabar llevándote a la locura. Si no eres fiel a tus propios sentimientos con Anna, que se que sigues teniéndolos, acabarás completamente solo.
- Como tú – asentí –
- Si... como yo; porque se de lo que hablo te lo digo.

David salió a preparar unos cafés para ambos. Temía haberle ofendido con ese comentario, pero era cierto. Él siempre había pasado de Celia, y ahora se le veía enamorado de ella. Lo que me sorprendió, es que con tan sólo un comentario sobre Anna, David me conociera tanto como para notar en mi mirada que Anna todavía me seguía gustando. Me quedé mirando a Celia en la silla. Contemplándola como si fuera la primera vez que la viera, porque sinceramente, la miraba a la cara y es como si no la conociera de nada.

- Celia – le dije acariciándole la cara con el dorso de la mano- ¿Qué te ocurrió? ¿Por qué mencionabas mi nombre?

Pero Celia no respondía ante mi estímulo. Miraba a un punto vacío con la mirada perdida, sin saber ella misma dónde se encontraba. Cuando me distraje observando su habitación tomé cogido una cajita de música blanca que al abrirla se levantaba una bailarina y sonaba la música que ahora escucháis aqui en el blog.De repente me sobresalté: Celia acababa de coger mi antebrazo y lo agarraba con fuerza hasta el punto de hacerme daño. Yo asustado , fuera de mí, intenté deshacerme de su mano, pero apretaba tan fuerte que era incapaz de hacerlo.

- ¡!Celia me estas haciendo daño!! Que te ocurre?

Celia, articuló los labios, y esta vez sus ojos se quedaron clavados en los míos. Por primera vez, ella estaba mirándome a mi.

- A.....A..... ¡Ayudame!

Logró pronunciar aquella palabra, me deshice por fin de su fuerza y me eché para atrás asustado. Celia volvió a su autismo y a la posición inicial. David entró corriendo al cuarto motivado por los ruidos.

- ¿ Qué coño ha ocurrido?
- Nada, nada David. Escucha tengo que irme, que me he acordado de hacer una cosa. Eh...gracias por los cafés; nos vemos esta noche en el cumpleaños de Nacho.
- Un momento Ricardo, antes de irte... ¿Mantienes relación aún con Cesar?
- ¿Con César?, si excelente, es muy buen amigo, ¿Por qué lo dices?
- No te fíes de él – Su rostro se volvió duro y serio- Ricardo... Cesar no es la misma persona que hace dos años. Él ha cambiado mucho, aunque no percibas nada, te lo digo para advertirte.

En ese momento me sentí atacado.

- Muchas gracias David, pero creo que se elegir bien a mis amigos, y no me equivoco cuando afirmo que César es el que más amigo me ha demostrado ser desde que murieron mis padres y ahora si no tienes nada más que decir...

Me enfadé, realmente. Aunque César y David de siempre se hubieran llevado mal; eso no le daba derecho a hablar así de él y a intentar ponerme en contra suya.


++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

En la comisaría, el inspector tomaba declaración a Sofía que estaba sentada frente a la mesa.
- Entonces dice usted, que la apaleó en su casa y que la llevó tirándole de los pelos hasta la escalera
- Si señor, así pasó
- ¿Y qué motivo cree usted que aquel hombre podría tener para pegarla?
- No tengo ni idea, quizás por envidia, porque él siempre ha tenido celos de mí, por mi trabajo y por lo que he conseguido profesionalmente. – pronunció tartamudeando-
- ¿Podría si es tan amable repetirme de nuevo el nombre de su agresor?
- Claro que sí. Su nombre es Ricardo..., Ricardo Mairén

CONTINUARÁ...

2 comentarios:

Shizuku dijo...

omg .__________. ese final me ha trastocado!

mi ma que enrevesamiento O.O

Esta semana mas!!!

juazman23 dijo...

¿Dónde está Jonathan Velázquez?

Chat de "No me falles"